SOBREDENTADURA MUCOSOPORTADA E IMPLANTO-RETENIDA POR ANCLAJES LOCATOR® 

El principal problema que presentan los pacientes desdentados que llevan una dentadura completa es la falta de estabilidad de la prótesis. Con frecuencia, la pérdida ósea asociada al uso de las prótesis completas las desadapta, dificulta la masticación y aumenta la su movilidad  y la inseguridad del paciente para hablar o sonreir.

Una forma sencilla de mejorar la retención y la estabilidad de este tipo de prótesis es mediante implantes dentales y el uso de retenedores individuales tipo Locator®

Estos pilares se roscan sobre los implantes y actúan como macho. En la prótesis se adaptan unas cazoletas que tienen unos teflones internos y que actúan como hembras. Así la prótesis encaja ejerciendo una leve presión. 

De esta forma la prótesis tiene unos puntos fijos de retención que reducen en gran medida los movimientos de la prótesis, los roces y proporcionan una gran comodidad al paciente.

Esta es la opción más sencilla y económica de prótesis sobre implantes que existe aunque no está indicada en todos los casos.

 

ESTE TIPO DE SOBREDENTADURA NECESITA UNA ESTRUCTURA COLADA INTERNA

 

Lo ideal es hacer una estructura colada interna que soporte la resina de la prótesis y abraze las áreas donde se encuentran los implantes. Sin embargo, una alternativa puede ser adaptar su propia prótesis a la colocación de los implantes.

 

Una vez confeccionada la prótesis tenemos que adaptar el sistema de machos y hembras que la sujetará en su posición. Para ello, se roscan los anclajes en los implantes.

 

 

A continuación se conectan las cazoletas (las hembras) en los anclajes y colocamos unos aislantes antes que fijar la posición de las cazoletas en la prótesis confeccionada.

 

 

 

 

A continuación preparamos la prótesis para resinar las hembras y que queden fijadas en su superfície interna.

FIJACIÓN DEL SISTEMA DE RETENCIÓN DE LA PRÓTESIS

Para fijar las cazoletas lo primero que hacemos es crear unos orificios de escape para el material con el que fijaremos los machos a la superfície interna de la prótesis.

A continuación hacemos espacio en la prótesis para que entren las cazoletas que estan puestas en la boca y probamos que la sobredentadura se apoye en el paladar y sobre la encía sin ningún tipo de fricción con las cazoletas.

Se chorrea con óxido de alumnio la zona preparada para mejorar la adhesión del material empleado en la fijación de las cazoletas.

Se aplica adhesivo.

Y a continuación resina líquida autopolimerizable.

Una vez endurecida la resina que fija la posición de las cazoletas se mejora la superfície interna para evitar la presencia de poros que puedan retener placa bacteriana.

Finalmente se pulen perfectamente todas las superfícies tratadas de la prótesis antes de la entrega definitiva.

Este tipo de prótesis aumenta la retención, la estabilidad y la eficacia masticatoria de la prótesis con lo que también aumenta la confianza y la autoestima del paciente.

Además, al tratarse de una prótesis removible la higiene es muy sencilla y eficaz.

Otra ventaja de esta opción es el coste económico especialmente cuando lo comparamos con otro tipo de tratamiento de implanto-prótesis más complejos.

El mantenimiento de este tipo de prótesis es muy sencillo. A medida que pasa el tiempo los teflones que hay en las cazoletas se van desgastando y pierden fricción. Sin embargo, reemplazar los teflones es muy rápido y económico. Además existen diferentes tipos de teflones con diferentes fuerzas de fricción en función de las necesidades de cada caso.

No dude en ponerse en contacto con nosotros si cree que podemos ayudarle. Siempre existe más de una opción para cada caso!