Filosofía de trabajo  

 

En 2001 era solo una idea. Una ilusión. Dos años después se abrían las puertas de la Clínica Dental Avinguda. Hoy se ha convertido en nuestro proyecto vital.

Por aquel entonces, sabíamos que queríamos ofrecer una experiencia diferente, algo especial. Teníamos claro y seguimos teniendo claro que la clave del éxito está en los resultados. Y que los resultados llegan con  el esfuerzo, el compromiso, la formación, la innovación, la integridad y el tiempo.

Nuestros principios están bien arraigados en la ética profesional. Una forma de trabajar sincera y transparente, basada en la información, sin sorpresas y procurando el tratamiento más adecuado para cada caso.

Muy pronto nos dimos cuenta de que para alcanzar los objetivos que nos habíamos marcado debíamos imitar la naturaleza. Convertimos al diente en una fuente de inspiración: su forma, textura, características ópticas y físicas eran y siguen siendo nuestro reto. Reproducir dientes no es sólo imitar su apariencia natural si no emular también su comportamiento biomecánico. Solo podemos lograrlo prestando atención a cada detalle. Entendiendo que cada individuo es único y huyéndo de los convencionalismos y de los trabajos en serie.

Tradicionalmente la odontología se ha practicado de forma aislada. Cada odontólogo debía hacer frente a todas y cada una de las situaciones que se iba encontrando realizando toda clase de tratamientos. Actualmente la odontología se ha ramificado en múltiples especialidades. De esta forma, para trabajar con un enfoque de excelencia terapéutica se impone la integración de todas estas especialidades en la formación de equipos multidisciplinarios.

Hemos ido creciendo como personas y como profesionales. Hemos afianzado conceptos, perfeccionado técnicas e incrementado nuestro conocimiento a través de una formación continuada. Nos hemos rodeado de los mejores especialistas en aquellas áreas en las que teníamos carencias. Profesionales que comparten nuestras inquietudes, nuestra vocación y nuestros anhelos. Expertos con amplia formación y experiencia clínica y docente.

Son nuestros pacientes los que se benefician de nuestra pasión. Y es a nuestros pacientes a los que queremos agradecer su confianza. No hay mejor recompensa a nuestros éxitos que su sonrisa.